viernes, 30 de mayo de 2014

Horribles vacíos buscan el uno en corrosivas escaleras
Felices emigran las abejas que no han sido atrapadas
El centro de los peregrinajes tiene una fuga de decorados
Los sustos en la garganta imponen suprema simpatía
Ferocidad indigna los ambientes libres de humo
Obscuridad no es suficiente clima para las orejas de la nariz
Dirige un ala la atención en los pies de los monstruos
Comer regaliz arranca similar horno de la vanidad
El bosque soporta muertos como espinas la carrera inexacta
Recuperan niños inútiles para la sobrecarga de combustible
Triste es el desastre que enturbia la cañería del sabio
Las incursiones ciegan la muerte de las fronteras
A más intensos golpes menor la gloria empeñada
El pan ocupa los parques que deniegan hacer declaraciones
Nada es tan agradable como suponer en los patios el bostezo uniforme
Las hojas se estrellan como puños haciendo la cebolla prisión
Agraciados gatos cimentan los gramos estériles de luna creciente
Las proporciones atiborran látigos de la burla acróbata
Los viejos pelos de la calamidad pronto cultivarán rencor
Ancho es el cosquilleo en las puertas hinchadas con invierno
Aquello que los huesos fantasean mastica agrio el futuro
                                         12-diciembre-2013
Enroscan dolor en la orografía
de los agujeros
                            Acuñan el proceso
que descompone la balanza
                                                   El equilibrio
es apenas un pretexto de la consistencia
Como lo era ir a recoger flores
al descuido de los insectos
Esa escena permeable
de las infancias felices
                                         Otro mundo
Tenaz la secuencia
desata los abrazos de la lucha
Hay omnisciencia en la sutura
Después de tajar tantas tardes
la tierra
              en las cunetas
apenas queda espacio
para vaciar los nudos
                            13-enero-2014
Quisieran el candor de la lluvia
para acercarse sin miedo a la huella
Dormir para evitar
andar los labios en soledad
Fuera de cualquier causa
abrir las cartas
cruzando poderes y puertas
Un simple instante crudo
que temblar la conciencia
acogiese un rato
la soledad amante
Terminar siempre en la piel
para poder preferir
apenas un mundo menos ilegible
Lo están deseando
entretanto los analfabetos
caligrafían su desgracia
en los cada vez
más vacíos cubos de la basura
                     13-enero-2013

Mi más humilde y sincero agradecimiento
a los miles de lectores de todas partes del
mundo que entran a diario en el blog.
Nada quebró el vientre sinó el gesto de deseo
Fue dicha un corpus entronizado
adjetivo en las torres más profundas
La envidia los labios cerró
y la ley misma
como la precariedad de sexo
expiró en nidos regidos por la nieve innumerable
Apostada la lluvia en anestésicos ríos
llegó a los suicidas los muelles seminales
en claro oprobio con los ovales obscuros
Mediaron amordazadas lunas
hacia donde el terrorismo voraz
la vergüenza cosecha en las melenas
Se hicieron ahumados cauces
en donde chupar adolescentes sospechas
Como mojado deseo a la deriva de la nada
volvieron los cuervos la vista
Los trigales en el abrazo acertaron
los vasos comunicantes de retirada
para un exilio donde mirar
la figura ávida de memoria y voz
                          16-diciembre-2013
Los tacones de aguja en la boca
como una incrédula pregunta
rectan en la ascética voluntad
de estaturas disconformes
Libre se llena el pulso
de organismos inaprendidos
que como cobayas
fracasan la cacería
de las pieles grisáceas de los disfraces
Un baile de efecto grotesco
saliva las ráfagas de placer
que la exuberante decadencia
concita en los muslos de la razón
Conmueve el triunfo animal
sobre el relleno ciego de la neurosis
como un eco encamado
cuya belleza acecha
en los entreabiertos escombros de la borrachera
No habrá mojadas melenas
después de vencidas las nervaduras
El brazo grosero
con la presa apática
correrá tras esqueléticos anhelos
                       17-diciembre-2013
Lejos de laberintos las tarifas se acatan sin pesar
Las tentaciones primitivas destellan decadentes
Los trueques hacen más barato
el vuelo de los salarios
Y el brindis de los coyotes
sube la espuma de los bautismos
que recuerdan la ropa abandonada de los desempleados
Tristes juramentos al sigilo de las sombras
castran la conciencia
despedazando el paisaje de la memoria
Solidaridad imantada acuerda negocios
de negras velas cansadas de discriminación
Son apretadas las verdades agridulces
ensoñación de refugiados a la espera del gas
visitación de los poderes repitiéndose
En los troncos lloran las tercas lunas
Los latidos de polvo anillan el trastorno
La evocación narcotiza el aire
en las cuevas tersas como el párrafo abultado
que las dormidas viudas
esconden con las conchas en el vientre
                               17-diciembre-2013
En las espalderas de donde colgaban a los locos
copula la noche ocre
bajo húmeda presión apresurada
con los algodones quemados de sol
demasiado fijos
como para extraviar la mirada
o dejar resbalar claridad
por los aromas ebrios del deseo
Leve palpa el temblor de ausencia
la infidelidad carcelaria
extraña a los avisos del veneno anhelado
Hablan los disparos penetrando
la impaciente desolación
cansada del sudor de los olvidos
Sin máscara mancha el suelo
cuando ha olvidado el polvo poderoso
Cruje los absurdos
hasta romper suficientes nudos
que despidan el olor gastado
de la fatiga fósil
Cálidos momentos de rebelión
interrumpen la esclavitud de los alcoholes
                            19-diciembre-2013
Sus lenguas aromaron hai-kus
en las vulvas de las muchachas
Casi siempre el espasmo inoportuno
les dejó vacíos de significado
Ahora que ya tienen sus años
sujetan bien los tobillos de las señoras
y aunque algunos sufran hemorragias
mueren con cierta sabiduría en los labios

Le arrancó varios versos proféticos de Blake
con dos testículos embutidos en la boca
Después del extertor
debatieron largo rato
acerca de las secretas honduras
a las que puede llevar el sexo
En su último encuentro
ella se dejó masturbar
por el verso de Eliot
que él no paró de repetir
hasta que la carne
se olvidó del tiempo:
"In my beginning is my end"
                              23-diciembre-2013
                                                                                                Para M.
Balbucean en el vórtice puesto en la expresión del apéndice
Arrebatan a las voces el marco de esplendor de la ínsula necesaria
Saber intemporal es de la tapia brote vecino
Colindante de la antigua oscilación que da el sentido a los golpes
Perduración que tras mucho deshacer desmorona el temblor
Esa cáustica invitación que irrefleja parpadea
vagando de la calle a la línea en un escorzo cerrado
Danza de los árboles que saltarán como semilla
trémula en los lugares inflamados de puro pulso y azar
La lucha con el peligro como inexorable fugitivo
Sin redimir el radial perfil de párvula extrañeza
Una fatiga dispersa en la metamorfosis del peso diferencial
Habiendo uno y en derredor el cansancio no placentero de la inconsciencia
La energía y los gritos alivian la grieta que irrumpe
a lomos de la negra serpiente como unas barbas de sendas extraviadas
Crecen el ademán que une los ejes callados como un tribunal
Envidian los óvalos de cubiertas obstáculo de seguridad en la negación
Ensayan el hambre de hojarasca en los ramajes despechados
Para volar disponen la fuerza de consuelo como número no completo de duelo
Van al encuentro de las vírgenes propiedad de la luz
Se arrojan con huraña pleitesía a la estremecida vigilancia de la piedra
En reposo diluyen las hazañas que soportan y retornan en el lagar
la angustia de los días de masa polícroma
Mucho meditan la ceguera de toda forma que vuelve el interior
la cara apartada de orgullo del tiempo
Círculo o cercanía solamente las fuerzas
                                           30-mayo-2014
EMPIEZA LA FIESTA

Tras mucha desdicha los nombres anduvieron errantes
colmados de extrañas alertas luciferinas
para desasosiego de las inocentes oquedades
bañadas con las múltiples ansiedades de los suicidados
No pudieron alcanzar un equlibrio pleno
pues después de derramar todo el alivio
apenas la contemplación de delirio alguno
les hacía bajar las caras a un lejano rigor
Comprendieron de la destrucción
la maquinaria autónoma
y hasta que punto lanzarse en la angustia
les podría exterminar  la bondad de los nidos
Con los pechos desnudos y el sexo como único ala
dieron placer en las jaulas hasta entonces
inviolables irrumpiendo las horas que el metal
acosado por la debilidad ya no era
el poderoso cimiento donde los gritos
invertían el estribillo de los ecos
Reunieron el ingenio para poner en pie
las rodillas privadas de la verdad
y guiaron los huesos no recuperables
al paliativo asentamiento de los cabellos húmedos
                             11-diciembre-2013

jueves, 29 de mayo de 2014

A menos que alguien calle las distancias
será la espera litoral de humillados
Como esas nubes pujando
para restablecer la incerteza de las formas
Va a desatarse un pensativo carrusel
De la verdad arrepentido
Una ineficiencia enconada
surgida de la juerga de la bestia
La confianza no se puede dejar
en las manos cándidas de la muerte
Hubieran sido otros los atavíos
de distorsión los domingos
cuando el escozor vulgar de los hechizos
o el olor poco ejemplar de las heridas
debilita la sinceridad íntima de los labios
Envejecieron las puertas
de tanto cerrarse siempre a la misma hora
Hay sobrecarga de trabajo en los mataderos
Al fin son compatibles el sonido de la armónica
y la sordina de placer
que estremece al adicto de tristeza
En las casas los rincones
fueron quienes enseñaron la venganza a las ingles
                     29-abril-2014
Arriva la ilógica pedantería del desierto
en los redondos despertares de la pizarra
Centro de las pupilas con alguna falta
Ramo fingido de adormidera
Encendido carruaje demasiado adusto para la calle mayor
Viene con las coronas imparables del delirio
Desmedido como el hambre de los pobres
Para quedarse en la espalda de los ahorcados
Huele identidades ruborizándose
Temblando de inspiración subterránea
Sucumbiendo por momentos a los zigurats de la estética
Pero los precios están previamente pactados
Fragmentarios como las marinas sin flor
Apenas concienzudos aunque sí ensordecidos por la pasión
Inadvertidos cuervos abrazan el estornudo de los alféizares
Veteranos espantan el amarillo de las orejas
En las miradas hacen el signo de los justos
Como aborígenes pedagógicos
abren en la hierba los logros
absurdos pero necesarios del polen
que escupe barrocos pellizcos
en los pechos de las muchachas
                                      24-septiembre-2013
En la tinta de la piel viven
las historias de los pulsos maestros
Engaños interpuestos a las líneas de vidrieras
Las distracciones de caladeros multicolor
El prodigio sordo de limón en la salmuera del alma
Rutinas que tamizan el repertorio de espumas
La prisa encapuchada de los relámpagos
El disperso árbol de la sugestión
Los tambores tenaces como abolición de equilibrio
Arquitecturas inaprensibles anteriores a la letra
El habla extraña de los vértices oráculo
La proyección del grito vínculo de la incandescencia
Exabruptos que aluden la inhalación de fantasmas
Estrategas cóncavos como el verde de la caña
Resquicios en los mosaicos de la pena
Lluvias que delatan la madrugada de las cañerías
Abiertos partos de la hora bucólicos en la respiración
Tibios azares en espera de anestesia esférica
El fondo de maderamen defensor de la impostura
Componentes todos ellos de los ágiles pies de la vida
                                      20-septiembre-2013
Han de incorporarse al camino
después de tantos cuadernos
los olmos memorialistas
Indicios de cualesquiera viajes
Los motores trasladados por el inoportuno todavía
La blanca disolución de los equipajes
El vericueto sobrante de la calcomanía
Las acciones de persistencia
El desencadenante de las vueltas desmedidas
Los vapores convulsivos
El diálogo nadador de hielos en declive
La repentina dilación en el sexo
Toda maleza despejada de márgenes
El rehabilitable detalle de la amputación
Los sumarios atractivos de materias conductivas
El lastimado segmento de colores titilantes como bosquejos
Los estados de sonoridad en la franja de la reacción
El derrame alimenticio de vocablos residuales
Un superado simbolismo de los primeros acordes
Ese apareamiento templado como el aseo
La concordia estúpida de los muertos
Una transición ambiciosa de los ataudes
                                         23-septiembre-2013
Conceded a los perros el escote de la fragua
Vosotros que ardeis lento como la caricia
Aplicad barro en la biografía de la virgen
Las arañas que os retraen
sirven como pañuelo a los hambrientos
Amputadle de una vez
los dedos a la semana
Tirad hasta el desgarro
de las pruebas de amor
Aquí la posesión no tiene traductor
Ni bajo tierra es seguro abrir los ojos
Una humedad de cardenales
y fracturas crónicas
cae como resina
en la enredadera del dolor
Qué grado de cocción
considerais necesaria
para que triunfe la inanición
y los dados sean prevenidos
del azar de los adioses
                                12-septiembre-2013
Esférica paranoia preña la membrana
interna de los sentidos
Ir más allá es costernación
Un desdibujado aljibe mal menstruado
Acidula las alas
querer nadar en cielos helados
Sajar los pespuntes en edición prematura
No hay cabalgaduras en alquiler
Los pelos apuntan una incruenta
expansión del detalle
Leyendo en el óxido
puede morderse la crucifixión
Una preapertura de la simiente inédita
rescata del abismo los palomares
Excremento de la experiencia
los aviones colapsan el torrente sanguíneo
Un oleoducto de terror
se apodera de la infamia de los termiteros
El submundo es la elaboración
de volúmenes muy altos
                             12-septiembre-2013
Está tenso el ombligo de escrutar
la vibración primitiva
Compone la paciencia de una línea
Como un signo de respiración inevitable
En las venas de la consciencia
abre nuevas vías
pero nada sabe del transcurrir
ni del agotamiento
De plena consumación
perece como cera
entre los pulmones del oro
No sabe prolongar el huerto mojado
Ni aún el juvenil chorreo de caracoles
Un enorme arrastre
se deduce de la abdicación de las cenizas
En el valle se alza
como último sacrificio
La opulencia de la desolación
sube hacia lo más alto
del año suicidado
                     12-septiembre-2013
Llegó el silencio a elevarse como misterio
Vino el vacío con mensajes de la obscuridad
Inextricable vacío como el sabor del agua
Torres derramaron sangre
Conmoviendo las fronteras del espanto
En el sueño la veleta salvaje
despertó las fustas de la hoguera inflamada
Hubo ocio para el ansia de las cimas
pero un ocio malsano
un ocio de cuervos agonizantes y cuentos de terror
El ciprés herido por extravío
olvidó la fuente inmensa junto a las tumbas
De ebrios sentidos el lodazal
paralizó la boca de la castidad
La apoteosis de inutilidad
pisoteó la arquitectura del bien
Comedido humo se clavó en la piedra
Palidez entreabrió la cintura de la espada
Un susurro fue hallado
bajo la respiración de la araña
                                  12-septiembre-2013
La maga fuma narcóticos como penitencia
A pedazos deglute partes de su sepulcro
En un laberinto la sueltan
a punto para la desaparición
Ella
que ha luchado contra la fama insana
que se ha cagado en la metonimia del dinero
que ha perdido los puños
y a cambio ha recibido un puñado de recetas
En qué ultratumba deberá plsmar la firma
Por qué razón no debe sugerirse perezosa de dios
Allí donde rompen las anomalías de los sortilegios
y en el embrujo las olas distorsionan el descenso
inicia ella la destrucción de su ira
Ella cuya única ficción fue hablar a solas
Y lejos de crueldad alguna
prefirió un cuchitril cualquiera
donde poder llorar los nombres abandonados
en el anonimato de la epilepsia y la oración
                                11-septiembre-2013
Sobre la mesa de disección danzan los vampiros
Abre bien las piernas el espanto
para mostrar toda su lascivia al proletario amordazado
Las columnas escupen respeto
fieles al hilo primitivo de los partos
Es verde la escoba de la memoria
que toca toda la tristeza desdentada
de las lentas figuras atómicas del grito
Con el cincel soñoliento
crecen los pelos más de lo conveniente
en la mandíbula moral del dolor
Se concentra la voz en el aquelarre anciano
en cuyo único rincón
deletrean las espadas el rubor de la inocencia
Ya no florece timidez alguna
en la trivial herida de la adoración
Son esclavos de la fiebre los muertos
Pequeños brotes de perfil dudoso
enseñan a beber la métrica de la caricia
                            11-septiembre-2013
Atadas las extremidades al triunfo del tiempo
en pocos placeres semejando tapadera
asen los pezones de la nada y retuercen
Quieren ser correspondidos
como lo fueran en la erección del recuerdo
mientras asesinan el implorante azul
contra el cloquear inverso
de fugitivos desalmados espías de la borrachera
Cercenan la voluta de las mentiras en escorzo
Auxilian la sencillez con la saliva conversa
Forman un extraño tipo de palabra
que calza la venganza
cabalgando abanicos de petirrojo
En su tesoro de caridad invitan
la verdad a juegos de obscuridad y captura
Gimen coloreando los nudos
cómplices de pedalear en los bares
como monstruos que adoran la espuma
La perfección de sus cabellos
danza en torno de la genuflexión
hasta azotar las braguitas de la cruz
                                 11-septiembre-2013
Sorda estirpe de devorados por escoria
Morded el hierro que brota incierto
de los esfínteres sin nombre
Coged la espada hueca
No entreveis la debilidad de la oruga
Acaso no os llega
con esa cojera torcida
que os atormenta cada mañana
Plebeyos de los escarabajos
Pedid perdón a las mondas de la patata
A los pies que os pisan
con el desdén con que se trata a las moscas
Estais quemados por los pedos de la cruz
Yaceis en los huecos
que deja la fermentación de la mierda
No sois más que una miserable
colilla del alma
En vuestras venas es absurda la sangre
Mirad bien de despedazaros mutuamente
antes que os aplaste vuestro reflejo
en un charco de orina
                                    10-septiembre-2013
Muñones como un sexo medido al milímetro
La saliva es feliz en la boca del otro
Desfallece el adicto cuando el temblor
es un proyectil que le cruza la cara
Después de la desintoxicación
sólo queda la sintaxis de la intoxicación
Aquellos que crean haberse desfigurado
que prueben a besar un enchufe cualquiera
Dios es electricidad
La luz de todos los desastres
El verdugo que gime si ve
que el licor no deja sitio
para un buen lazo de súplica
Es extraño el delirio de la abstinencia
Un ligero plañido de las tripas
en el oído interno
constante  consternante
como un animal que emerge
levemente de arenas movedizas
                               10-septiembre-2013
Se ofreció el nombre
y la cópula apartó a un lado las narices
y los niños saludaron la hierba
y aún siendo móvil el delirio
las víctimas fueron testigo
del trueque de humo
por la erótica de las ventanas
Las chimeneas encontraron en el grito
jirones de concordia
y a las ideas no las confundió la lógica
Así de erguida venció la alucinación
al contrasentido de la revelación tartamuda
Como nueces crecidas bajo el puente
de los diccionarios mudó la piel
la liturgia por asentamiento
En las calles capitulan las arterias
Las canciones del trigo
tienen un tierno botellero
que las arrulla con la encima del asedio
                                 17-septiembre-2013

miércoles, 28 de mayo de 2014

Borrado en los travesaños que ardían la escopeta
hubo un beso de latón
sonando en diminutos despertares
que el esqueleto de la casa
hinchó hasta alcanzar la expresión barroca
de la espiral en los puzzles del desencanto
Sombras de raíces que protegían de la tierra
con paraguas abiertos
para no azorarse ante el sexo abierto
de la oscilante oscuridad tan malsana
Había gravedades incapaces
de censar los sabores de la siesta
el abúlico sonajero de rastros sedantes
En el polvo la pelambre de hipotéticas chimeneas
entraba a empellones
los clavos de músculos bien torneados
con un eco ártico
adivinatorio de las dactilares del silencio
Alguna trampa imprevista
aparecía siempre
entre toda aquella arqueología
                                          5-marzo-2012
Ha vuelto la supericial herida
en los guiones de la piel
No es un encanto el negocio
Menos aún si la recepción
es la enredadera pagana
La cuerda no tiene género
Así la migración
anima el acerbo de los dorsos
Pero no a empellones
Para eso están las adyacentes fuentes
el ánimo justo
o la direccion que mejor adhiera la lluvia
El pedrisco es fenómeno
en cuanto charlatán
Pero verle despertarse todas las mañanas a tu lado
eso es otra cosa
Desglosar los cables
no debe mezclarse
con la lógica de la consternación
Ese tamaño que junto al cepillo de dientes
impide cautivar en las ciudades
advertidas de necesidades más sublimes
                              26-febrero-2012
No puede deberse al cristal la fábula
Los dorsales pasan
y venga a sacar mierda de los oídos
Es con retraso
Pero para el pan de momento hay hojas secas
Oportunidades nobles
que el pañuelo en la cabeza
sondea confuso
El encaje de la ropa interior
quiere una mutua amonestación
antes que despierte el niño
Habrán ido a confesar un favor
La camisa está efusiva
Es una oportunidad del calendario
Un caramelo justo para un justo abandono
No hay tareas en el cuarto
Se renuncia por falta de cigarros
Entrará en razón tarde
Como cuando el viento ilustró las paredes
con azucarillos
y la huida anduvo perdida dos días
                              25-febrero-2012
En la claridad de un sotano
                                                  tintero del alma
enciende la soledad un firmamento ciego
El error es una cometa en desuso
La metáfora alas espantadas
Rebelde junto a osamentas se cobija
la vejiga del tiempo
                                    El puro ombligo
al que no llegan señal ni frecuencia alguna
Subsuelo ártico donde la metamorfosis
es reverso de la úlcera
                                         El cuchillo
rebana finísimas dudas en sentido opuesto
Niñez desmemoriada forja cartografía
El núcleo está en un rincón
con el pulso torcido de la piedra granito
Hay sequedad en la melodía delatora
Un regusto de manifiestos a deshoras
Destempladas caligrafías
Espuma cervical
                               transitiva de inerte desasosiego
apelmaza el pezón seco
                                            epitafio de la lógica lúcida
                           23-octubre-2012
Noviembre saca las armaduras
como miga de pan empapada en óxido
de las lenguas tajadas de los olores
Así son las habitaciones al tacto
entregas usufructuarias de aromas
bajo destinos cautivos a cielo abierto
No hay paloma insular en noviembre
ni agua que cuaje el aliento
No te dejan dormir los locos de túnica dolorida
No olerán los pazos el viento
Tan sólo pastores a degüello llevan
al lobo en la noche menguante

Entierra la semilla postrado ante el molino
aquel deshonrado en la oportunidad de los golpes
Cada mañana roba bruma
Todavía trae las espuelas traslúcidas
y crónicas de hojarasca entre los dientes
Manchado de sangre
a la manera de los cazadores furtivos
                               7-noviembre-2012
Cobijados en un arrullo de la arena
asisten con los pies bien visibles
a la resonancia de las piedras licuadas
No falta el cuello huérfano
de los soportales ni la unión
de riachuelos en la concerctada
aventura de penetrar
la horizontal prolongación
de los infatigables relámpagos del hambre
Es una inclinación interior
a frecuentar en los ángulos
el cronógrafo impuro
que gasta los bolsillos
hasta multiplicar de urgencia
los puñales pálidos después del incendio
Verde es la herida
Alados los dedos sorprendidos
Cardíacas las ramas
Diurno el cigarro abierto a la ciudad
No hay puentes pequeños
para preguntar parentescos
Ni piedad para las pesadas infancias
                             6-marzo-2013
Quieren transitar un ritual para las citas
los alejados de cualquier sutileza
con el alcornoque y el elogio de balleneros
Ceden ante los papeles quemados
y la abstracción sólida de la distancia
No son amigos de ningún minuto
ni de nadie que no quiera la horca para sus hijos
En su piel de indicios matemáticos
los fármacos son atolón
las sandalias fresca fruta refrescante
Se reconocen por la pudrición de las tachuelas
o las hebillas melosas con que enjuagan sus partes
En cada jornada ingieren
no menos que el voltaje en barbecho de grandes capitales
Todavía creen en las zanjas
como mejor lugar para anegar de acribilladas cruces
Desde sus bocas los cuchillos
afrentan la cal y el ácido de la fiebre
Infectos como el maquillaje de los muertos
son los ...  hijos de puta
                                         4-marzo-2013
La ropa de calle está fuera de los armarios
Un trecho mal enfocado hace visible el ámbito
La práctica se consigue con el anzuelo sin sedal
Una superstición se tuerce entre las patas del caballo
Los tojos restan compromiso de hombros a hora desconocida
Todavía es añejo el zapato pero no el baile
Un maniquí tonifica el taxista del vestíbulo
Agresivo brilla el patrón desanudado de tijeras
Era verdad ir hacia delante aceptar el camino
El resultado de las especias crediticia el delta
Una dosis de lealtad hace divagar los océanos
El viejo canal se atasca con el balón de la voluntad
Afirma la harina la analítica de las esclusas
Más tiempo a falta de extraños es una amenaza
Cualquier despertar imputa el bullicio de los rompecabezas
La dinámica de una pausa es miel hecha añicos
Otra presencia de cenizas adivina la antigüedad del futuro
En una goita de ginebra es horrible justificar al mimo
Cómo medir el deseo que retira un nombre
de la buena letra salivazo de una afirmación
                                    26-febrero-2013
La autarquía tiene unas décimas de fiebre
tras abusar de los miércoles en la pecera
Segunda parte son las ideologías final de la tarde
que en la mesa del comedor
discuten cual es el mejor de los tumores
para acabar cuanto antes
Han encendido un delfín en sustitución
de las sortijas fundidas por el alto voltaje del hambre
Sienten el desorden en los limoneros
El ámbar de los yonquis mezcla cucharilla
con camaradería
Ya la ventosa mueve las dársenas
Y las enredaderas pestañean
extinguido el contigo de los somiers
Propio río  Propio dolor
En invierno la playa resucita biberones
El blanco pezón de los cirujanos
comprende unánime
que la empalizada sin lubricante
es un hotel barato
                         18-febrero-2012
Talan electricidad mientras el idiota no desvirga
la parsimonia del urbano aquelarre
Ultramarinos demiurgos iluminan el túnel
con lecturas nítidas
Intentaron los pájaros un golpe terrorista
áspero como los hijos de las acepciones
La cola fue una emboscada de la demolición
Hablar un continente
que tal vez en la autopista
ladren los caudales
de la ley en el callejón
Tardes de prisioneros que tiemblan
ante una paloma
ante un revólver perfecto
ante la malformación en el útero del velero
La lentitud encendida espanta los contrarios
Al balcón igual teñir la escritura
salve el ritmo letreros aparte
cuando la acumulación de responsabilidades
derrite toda la cera
en los sonidos planteados luna
                          18-febrero-2013
Qué párrafo definitivo el de las exequias
De los golpes en fuente prostituida
Que hayan meses con la propiedad del cuero
Esquirlas de cardenales en los mares
Capítulos de la nutrición grosera
Agria como las caderas de la vieja biela
Renegrida aún en posición fetal
Diezmos a la gente de vigilia
Fiel prodigio
de vítreas ciudades apostilladas castración
Una corta secuencia de cobayas
La larva objetiva
cortando de tajo la polea
Es una declaración sujeta
a nervios inquisitivos
con baches de viento en el pozo
y un alambique plañidero
en los parajes de la primera hora
                            18-febrero-2013
Un decálogo en el blanco de los ojos
aventaja el sueño manchado
en la incontinencia de leyes
arácnidas como el nocturno de los elásticos

Una valiente perforación
en la masa ingente
de devoradas fricciones
y otras sustancias laxas
como un final impávido

Envejecida la yugular histriónica
se desprenden los líquenes
las cautelas de la flor
el plenilunio parietal del acoplamiento

No hay desplante peor
que desunir el rubor
con la espuma del deleite
La emancipación común
en la mirada interna
y la pérdida de todos los huesos
en un endocrino vómito de fugacidad
                              18-febrero-2013
Aroma la multitud la cerradura ciega
Nadie llora el pan de los cobardes
Donde hubo otro idioma acuñan nuevas monedas
Es tierno el sexo de los pobres
No se corrompe por el hambre
Tiene la marca transparente de la libertad
La tos se soporta con el amante al lado
Pronto habrá quien incite a la soberbia
Una dolencia como los lunares incurables
Superior a las copias de hábito y misericordia
Los imbéciles siempre regresan intactos
Con la callada baba borrando cualquier pretexto
Nada acaba con la sed de exterminio
Aunque la noria esté algo lastimada
seguirá en medio de la plaza
girando cuando se apaguen todas las luces
                                  13-agosto-2013
Fe en el invento de la derrota temible
Pasión pura con pesadillas débiles
Verdades peores que torcer los destellos
Cercanía repentina en senderos inocentes
Alivio en la prisión de los humildes
Pronto descanso lejano de la prudencia
Rastros obscenos de justicia rara como hierro frágil
Sencillez incumplida colmada de espacio
Velados espejos de la garganta
Teléfonos incómodos como huellas en las brasas
Citas pérfidas comunes a trajes húmedos
Despedidas vehementes en tranquilos techos clandestinos
Absurda paciencia entregada a la fiebre del asfalto
Ingrato equilibrio abismo de las espadas calmas
Mueca juzgada en defensa de un mensaje orilla
Inyectado vestigio en venas alimento
Borroso impulso itinerario de obstinación presentida
Creencia en el hambre terminal de la ubicua cruz
Raciocinio al filo de la forma contraria a la atracción
Exceso senil de pezón quimera y flaqueza
                                    1-agosto-2013
Tiene secos los ojos el verano
Un regusto anterior a suicidio en el paladar
Envés de apellidos sepultados
La convicción abatida de la herrumbre
El sopor escondido tras la piel vacía
Traviesas reiteradas como arrastre
Súbita salida en poros girados
Mudo cordaje atrapado de transparencia
Se duele en los pliegues de hilo terminal
Despierta en la pendiente apenas esbozada
De costado le llueven descalzas cruces
Después de cada cimiento desmaya la señal
Ajeno a custodia deja dormir las llaves
Mancha las manos de amargo agotamiento
Portal de jóvenes crímenes
en su cortinaje desvalido
asienta la imagen de ayuno
con hábitos de cornamenta amortajada
                             23-julio-2013
Tragaluces extenuados se apoyan en el clamor de los ojos
En un intento de abrir los tatuajes de la oscuridad
Se encogen los bosques hasta agotar los verdes incompatibles
Es cada vez más estrecho el idioma de los cuerpos
La planicie ya no esconde los huesos de la vergüenza
Huele la sangre a utensilio de perversas acciones
Borran los labios la sintaxis de los tejados
Falta el aire a los timones cerrados de rumbo
En las fábricas luce el eco de los monos de trabajo
Esperan las piernas por la danza de las espadas
La envidia impregna las bañeras neumáticas de los sabados
Sin cesar amputa cruces el alambre de los recuerdos
La lucidez padece la peor hambruna desde la invención de los pantalones
Tiembla el suelo ante nacimientos de nuevas costuras
Las nubes logran la taumaturgia a costa de los caleidoscopios
Trafica la creación con el beso de los metales
Flotan espaldas sobre alucinógenos de mudos principios
El ácido moja los tiempos enunciado del ansia
Aquí la carcoma está en todos los desvanes
                                         8-agosto-2013

martes, 27 de mayo de 2014

La voz de los huesos tiene un paseo privado
bajo la arboleda
Recibe la verdad al sur de la huida
Allí donde los soñolientos
esperan que se abra la vaina de la sinrazón
Caen campanas en los hombros
de ropajes cuyas tonalidades
van del clima desafortunado
a la ascesis de un azar que cruje
en las arterias de la memoria
En las ventanas de la calima
pende un yugo
que sólo la desaparición custodia
Se abre mansa la tierra
las mañanas que las aves remangan las camisas
para convertir la ligereza de las cavernas
en un buen lugar donde rodar el pico
Es profundo el temblor ronco de la soledad
Una delicia que obliga lamer
la tóxica obscuridad
hasta perderse en un éxtasis
que en ocasiones no tiene retorno
                                         22-julio-2013
En la ciudad de bilingüe madrugada
los erizos inocentes acentúan el aullido
de las monturas de gafas y el enfermo
vuelo de los bailes después de los rezos
De la reducción de colores se ocupan
las frías manos de náufragos
que creyeron en la complacencia de la juventud
No hay antigüedad donde perderse
que no augure la extinción de la espiral
ni control que abrigue de perecer tumbado
tras preñar el frenético arrullo
de las estatuas La corriente pierde
estatura en el cobre mojado
tan deprisa como la zozobra de las melenas
lamidas en las mansas habitaciones
que hicieron el enlace de proyectos
cuya sentencia no arroparon los centinelas
Al cuidado del gozo en el interior de las chimeneas
están las negras diversiones
tanto más arteras cuanto mayor
sea el enredo de tolerancia en los cimientos
                                 22-julio-2013
Amenaza el desierto el ardiente hambre
de la vida en falso
corroída de la insensibilidad de consumación
que angustiará futuras estirpes
con la tecnología desmayada de los espectros
Los niños serán el invierno del sueño
a un tiempo pareja de agotamiento
y leves cadenas lloradas por el aguijón
Los enemigos no cesarán su cólera desnuda
mientras el temor chille prisionero
como los peligros que se esconden bajo piedras
Ni habrá búsqueda egoísta de joven sangre
hasta que un signo de los grilletes
muestre alguno de los privilegios
que sacien la bestia deleitada con besos
La mancha amortajará el tiempo
los pasos necesarios
para cansar el cuidado de cada una de las espinas
Única simetría capaz de jugar
con el inconsciente de las lanzas
a menos que los gusanos
terminen antes su trabajo
                                       22-julio-2013
No conviene a la negra huida de lujuria
el agnóstico dictamen que de súbito
cambia el motor solitario de los cráneos
Así fue lenta la transformación
y los macizos vencidos
no llevaron en la solapa ningún nombre
A los tocados por la derrota
la espina y el rugir de la carcoma
asomaron en los relojes
estoicos como las enfermedades secas
En los rastrojos resplandece de su espasmo
el águila pescadora
rival peninsular de la perla
otrora fe de los procaces
Con rosada espiral la lítica herida
se abre iridiscente
en enteros auxilios de la dinamita
El pecio vuelve zumbador
el ciclo de la cuchilla omnipresente
presurosa arrojando las manos
de aguas con el pelo pajizo
y rodillas retenidas en la mecánica del desorden
                                4-noviembre-2013
De orden y disciplina emergieron triunfantes
pero no en vano pagaron antes
ser atravesados por los trenes
que no cruzan puentes
En abismales miedos encontraron herméticos
hechos engendradores de la bestia
gravitatoria cumbre
cercana a la agonía en la lucha
Dirigieron el espacio como larvas
encapsuladas contra los lemas
risibles cual nasal átomo depredador
Aún ungieron el pronóstico
y la madreselva les creció como espuma
cruzadas ya las ranuras
discordia en los dibujos toscos de los tojos
Replicaron volver a escuchar
los huesos deformados de los vientos
el aliento visionario de los mimbres
Atronaron en la memoria
demasiadas promesas
patrones desprendidos de la urinaria intuición
                               4-noviembre-2013
Abren escaramuzas las alas oscilantes  de las gaviotas
Los pescadores parecen mero artificio
en la fatiga inocente de la mañana
Las pequeñas embarcaciones
son una casualidad paciente
ancladas entre el encantador honor de los niños
El muelle en sí
responde a una naturaleza
de luz de secreta indiferencia
Las aguas acompañan el olor de la ausencia
Hallan las manos el salitre
en la escondida inmovilidad de los colores
Las mujeres liberan las redes
del equilibrio sin fin de la pesadilla
Al fondo acechan las cajas de pescado
límpidas como el plata de las caricias
Se inclinan las cabezas
ante la seducción de la libertad
En la pervivencia del mar
asoman las algas como señuelo de conquista
                         31-octubre-2013
El fantasmal ensanchamiento de los pasillos
derivó en amnesia e inferencias
los disparates que aturdían
las ocres mentes quebradas
Continuaron mordisqueando
como inquisidoras termitas
las rompientes oxidadas de la evolución
Se afirmaron en el reflujo de humos
que a ráfagas
circunvalan los ecos
En los huertos
permitieron la paciencia de las espinas
Cruzaron la lluvia
en una fiebre anónima
jinete de la espuma
remordimiento de los espíritus
Sufrieron en el oscuro riachuelo inconexo
la asilvestrada substancia de las nubes
que no redime la ordinaria crudeza
de los augurios silbados
entre dos escalofríos
                                    31-octubre-2013
Serena tristeza simétrica como memoria
La sombra una necesidad
El lugar estar afuera
Vivir en la indiferencia
Encarnar la mímica de sordas negaciones
Guardar los cepos
Desertar de la imagen
Liberar el plomo de la estatura
Esconder los jardines en los bajos del pantalón
Descoser los delirios con paciencia
Hablar el justo aroma de los reflejos
Seducir el alrededor invisible
Cargar el espacio de pequeñas reverencias
Reemplazar la energía por el cero
Tomar de la arena el cautivo hongo
Abrir con el cincel el quirúrgico miedo
Conducir la inquietud a las espadas del subsuelo
Agotar la excitación en los tesoros conocidos
Fatigar la miseria con el encendedor pícaro
Caer sólo por obligación
                                           31-octubre-2013
Tuvieron la oportunidad
y no excarcelaron los pájaros sumisos
Ahora el menos rebelde
sería capaz
de doblar los barrotes como plastilina
Pero prefieren las celdas
Prefieren permanecer encerrados
Saben que retroceder es malo
Volver al origen imposible
Por eso miran de soslayo
En ocasiones se devoran unos a otros
Cuando el tiempo afecta sus plumas
amputan directamente donde haya que cortar
Y mientras prosigue
la ignorancia de las afueras
ellos permanecen opacos
como las islas
que abandonan los mares
                                              30-octubre-2013
Se han quitado las vendas
Ignoran el plagio frío del sol
Aprenden las primeras piedras
No atienden la balanza mal calibrada
Son inocentes en la sed
Desconocen las raíces del ansia
Atraviesan puertas como si fuesen pertenencias
Profundizan en la transparencia
Agotan los límites del ahogo
En los fondos del color se pierden indecisos
Con algunos libros ignoran la fragancia
En la diferencia ejercitan minusvalías
Encuentran la muerte un malogrado volver
El placer les parece sencillo como la montaña
Tiran de hilos que mansos les asienten
Doran el despertar con el sabor de la vigilia
Usan la luz para alegría de los epitafios
Tiran los dados y borran el azar
                                     30-octubre-2013
Los tritones se han escondido
en los recovecos y pequeñas
fisuras de la sabiduría
Como a regañadientes
añaden plenitud
a la osamenta de la verdad
Buscan romper los escondites
de la verguenza
y saborear las alas
útiles de los grillos
Han vuelto a sonreir
a pesar de decir
dos veces lo mismo
Ahora son carreras
en la pura tragedia de las muecas
Venenos inocuos
para las escaleras hambrientas de bravura
Y no temen sufrir
en la evidencia de la planicie
el despertar de las navajas ciegas
                                  30-octubre-2013
Las espadas hablan de lo que oculta
el rugido
Comparten cierta percepción
que los coágulos
de la sangre implorante
sustentan en el poder de la corriente
Si lastiman las entradas
será porque los metales
no son lo suficientemente puros
Callar se escribe
en el gris de los pozos
igual que oir es tambien
un velo agradecido
Los tesoros vuelan de agujero
en agujero y pasa otro lugar
otro arrebato que mezcla la unión
Parece que se borren los pies
Busca una letra oculta
el espejismo demasiado pronto
                           30-octubre-2013
Qué letanía disiente cuando los muros
están presos de la enfermedad
Y los escritos se detienen
como la respiración en los abrazos
Y no se pueden derribar
las salivas que el aire despliega
Hay acaso agua en los charcos
que finalice la evanescencia del color
O una simple expresión que represente
un alzamiento de cada ciudad enterrada
Una indicación ajena
adentra en los triángulos
algún suelto principio
Crece un conjuro cautivo
en los canales profanados
Allí donde es duro el sacrificio
el espanto imagina
un nuevo punto
donde colgar las maletas del vagabundo
                                   30-octubre-2013
El dolor pulveriza en la espalda
la desolación de las instantáneas blancas
Como roca resiste la lucidez
esa ceguera de los engaños
que tanto perturba el nacimiento del vuelo
Creer resulta de las raíces binarias
De la no única atención
que la angustia y el miedo
requieren en las diferencias de tiempo
Acaso habría mejor vértigo
de descubrir el nervio clave
y saber de la lentitud el nombre
y de los teléfonos no esperar
mas que el lacerante roce
Esto que libera la desaparición
si bien hondo envuelve el delirio
tambien llena de semejanza los caminos
para que dondequiera se pronuncien las hojas
el agua considere cuando vuelve
con su murmullo
a las cosas ya conocidas
                                  30-octubre-2013
Algo madura el peso de los días
revelador como el varado aroma
que la música levanta
al tocar la extraña superficie de los aciertos
Se aleja atento el previsor
rigor en los trazos lícitos de la horma
confiando misión y fuerza
a la digna apuesta del empeño
Ver interrumpido un paisaje
afila la ira y el abanico
en ayuda del injerto tartamudo
voltea la rendición de los bolsillos
Vuelve el trámite al hilo de la alarma
para ser sumiso por descuido
y mirar absorto el argumento
de los cimientos más cercanos
Ocurre que huele la orina de los muertos
y se ensancha la sombra de la memoria
si dicta la luz detenida
la espuma que ciega los golpes
                               30-octubre-2013

lunes, 26 de mayo de 2014

Viril pesa la velada de las hazañas
Los pechos silenciadores
esperan que la confusión despierte
donde a veces los ojos
son una hemorragia constante
Hacia la lluvia los tibios labios
se abren como palabras llenas
no se sabe de qué huellas
espiando las entrañas de la voz
Ha quedado en pie un árbol
lejos de cualquier privación
Un ansia larga como caminos
saciada en la solicitud de las orillas
Para arrancar el grito más dulce
hace falta una muda cerradura
que dentro de la sed
remedie los discursos del rayo
Se han desasistido
demasiados estruendos de la respuesta
Ahora hay que ir a lavar las preguntas
donde el dolor todavía aguarda
                            30-octubre-2013
Entrar en la órbita de los lunares de las muchachas
les hacía una sacudida en el salado júbilo
que ni trepar a los árboles más altos igualaba
Eran un sangrado recordatorio
corriendo arriba y abajo de los senderos
abogados de la cordialidad y las risas
De par en par condenaban sus fechorías
la oscuridad de los ojos
y las mochilas que realzaban
la pizca de enseñanza y ensoñación necesarias
Con embeleso exprimían los primeros limones de sus vidas
y arrivaban cual zancudos
en las alegres orillas del griterío absurdo
Seguían a la liebre en los montes
Dulcemente turbaban la vida de los gorriones
con las escopetas de aire comprimido
Habían venido al mundo
y era correcto que se extraviaran
como zánganos en los viejos pecados
                      29-octubre-2013
                                   A las minas bajan nativos de otras
                                   tierras que no son las de los hombres

En las profundidades inhóspitas
nucleares viaductos
excitan la artillería desbordada del ingenio
Son focos en los caminos de la luz
Lugares ingobernables de antojo estremecido
fajados en la carga de los sacrificios
Sus costumbres hacen delirar los huesos
Manchan la sangre de estrictos brotes
Duelen hasta en la frecuencia de los saludos
En los exabruptos de la custodia
En la herrumbre maníaca de la máscara
Son impredecibles como el pianista sin causa
Como el arroz hambriento de carne
Y pasan en los secretos fardos de la memoria
como cometas de holgado timbre
a empellones goteantes y confinados
                              29-octubre-2013
Permiten que las muchachas
monten en la parsimonia ojerosa de los relojes
Los elefantes se derriten
las horas elevadas de los néctares
El azul concibe en los laberintos
el frescor angular del sosiego
Plácido el polvo en las recónditas
orejas del sol crea adversarios excéntricos
Se acabaron los juegos en las camas
de más de ochenta años
Los prelados discuten el desparrame
de las vidas de mareas atragantadas
Se adoran los sentidos de novios
impregnados de las bibliotecas del ensueño
Arrebatados errantes hacen perfectos
nudos de pajarita a las luces de almas lujuriosas
Se da consejo en los hormigueros
a los mármoles que a escondidas
visten los camisones de las abuelas
Hierven las murallas como fluvial sacrilegio
avispero de siglos de la panoplia dorada
                               29-octubre-2013
Quieren los hombres la libertad de las altas montañas
cuando a ras de suelo no son quienes
de caminar con un mínimo de disciplina
Abre la garganta el objetivo ambulante
El espía burdo de los deshechos en vida
Y en pequeños tramos con la paciencia del incordio
precipita la esfera pegajosa
que una vez lanza los profundos susurros
hunde en lo oscuro
los gritos que apenas comienzan a brillar
Retumban las pistas delirantes
en los techados ciegos de la impostura
Hogares paradógicos de antiquísima lengua
resultado de la aflicción echada abajo
en los dulces crematorios ejercitados
tras una estricta higiene de caricias y savia mineral
Los desprevenidos hilvanan
en los fuegos de la fragua
calibres porosos como las cuerdas de las sogas
En las manos avivan
el genético hallazgo de los metales
en los sueños necróticos de los déspotas
                               29-octubre-2013
A los moradores de los colores matutinos
las dulces almohadas en los pasillos
les llenan las médulas de necesidades
remitidas a los pies de miedos y temores
Como abyectos niños de cara pálida
salen a escuchar la algarabía de los gorriones
que de árbol en árbol desconciertan
los ejes acuñando nuevos misterios
Dan vueltas de verdecida estirpe
hasta hallar la piedra azafranada
desde donde merodear las señales de alarma
Se ponen como motivación preservar
el ímpetu natural a la autodestrucción
portando de los cuellos fantasías de íntimo azul
Caracolean a veces en la carne viva de los nidos
como estrellas pletóricas que abandonaran
la aparente quietud para fundir
en los pulmones de la guerra
el mal descanso de las largas distancias
La borrosa artillería de los estómagos
traga sombríos canturreos
que los sapos expulsan en la evanescencia de la intrepidez
                                  29-octubre-2013

Continuo eco que entra por los tobillos
hasta hacerse desnudo
en los filamentos arcaicos de la nada
Porque es inmóvil ya
todo aquello que de la voz se aparta
Hasta las aletas de la ceniza
llega el repliegue de los muertos
Donde un ambiguo fragmento de final
apuntala pensamientos en fuga
Han quedado atrás 
las respiraciones relajadas
Los bostezos del musgo
El diluvio de los sapos
Por eso se aprietan los cachorros
en las grises cuitas de los labriegos
Y desde las ventanas
la esbeltez femenina de la locura
observa el respirar plácido de los árboles
hacia atrás de la parálisis 
genocida en los perdones a medias
Pequeñas y dulces huellas inducen
al hurto a quienes saltan la verja
                         3-marzo-2014

domingo, 25 de mayo de 2014

En la urbe las moscas desatan su ignorancia
Devoran los nutrientes del cansancio
Se pasean apartando los pedazos de sí mismas
Copulan a espensas de la incolora soledad
Marchan como torpes pensamientos entrelazados

En la ciudad las cloacas calientan puños infantiles
Labran venas en el tufo de los vertederos
Incineran los prepucios de la atónita tripulación

Grande es el canto de las lúbricas bravuconadas
Carne acróbata el desencanto de las capas de virtud
Variedad de estrías llenan la gruta pobre
Acordes de las máscaras incandescentes

El loco levanta pequeños anzuelos cada mañana
Las mamás atrapan arañas en los grifos
Los músicos se encierran aunque zureen las llaves
que brillan en la mirada perdida de las viudas
                                               13-noviembre-2013
El fuego descarriló en sus ojos
y nuevas llamas suavemente florecieron
trenzando desbordadas geometrías
Abandonaron cualquier medida
tragando densos secretos
Enlazaron unas con otras
haciendo uso de legítimo exterminio
Continuaron lejos de lo vivo
poseyendo los estremecimientos
y las fiebres de fácil inflamación del olvido
A las crisálidas convirtieron
doblemente en cenizas
Y llenaron de ira los párpados
que crujieron como el aliento de los muertos
para devocionar la desmesura de aniquilamiento
Desértica luz desapareció
bajo la profecía susurrante del humo
El éxodo de magnetismo
se acuclilló unos instantes
en el punto putrefacto
escombrera de los estigmas
                                    13-noviembre-2013
Cayeron dos altas torres colgadas  de hilos de locura
Los hombres relampaguearon como vocales
En un silencio de significante completaron el puzzle
De los latidos del polvo extrajeron el grisú del alma
Algunos enmudecieron semejantes a cálices de plástico
La usura siempre necesitó del desconsuelo
Un expreso deseo de las cuberterías
claudicó en las tediosas partidas de cartas
Los ejecutivos se catapultaron en las calles
con los nuevos trajes ligeramente emplomados
De los martillos un sudor de la inocencia
perdió el peso simbólico tirado en cada copa vacía
Los puentes contuvieron las muñecas
ante las masas a izquierda y derecha de sus labios
Una lluvia de astillas bramó ebria
para que los hijos perdidos supieran
el éxtasis de los cristales rotos
El estallido de hormigón creó discípulos
de creencias erectas como la roja caída
Las hojas de madrugada recogen ganancias
entre los escombros de finales blancos como la lujuria
                                     29-octubre-2013
                                                                          Para Angat Makosla

Intimaba el mar con la insólita tipografía de la tierra
que para el pánico desde su temible demencia 
era como exhalación de nervaduras perforadas
y para el enloquecido esparcimiento
la decoloración extrema de las caderas meridionales
El engatusamiento evasivo de las arenas
merodeaba en los préstamos de la roca
las mañanas de invierno
que entregaban la lujuria a las hordas
adormecidas de gaviotas húmedas como soldados
Y la fuerza era un mensaje
o gotas nunca nexo de cascarones perdidos
Desde los dedos una lucha establecida
desabotonaba al rayar las olas
la clemencia con el absurdo legado de la tormenta
Un antojo era la broma acoplada
El avistamiento delirante de la causa
Y los amantes detrás de la careta del faro
despertaban la respiración lumínica
en los laberintos que enceguecidos
indagaban sin manifiesto ni reflexión
                                  25-mayo-2014
Había una pequeña extensión de matorrales
en las pesadillas perennes de aquel civil estrafalario
Allí iban algunos después de la medianoche
a mendigar atención para sus viejas maderas
Otros alimentaban las vigas enfermas
con la mística reverberación de gases fronterizos
Desde el cálido aire aquella gloria
de insectos congéneres y rascacielos crisálida
transportaba el estornudo en sus propios gritos
Era asiento en el que equilibrar la báscula de los locos
Lugar de cotilleo para el ojo astuto de los rastros
Bolchevique universo en donde deambular
Disparaba la polilla que hace llorar en los rescates
un escrito en tres dimensiones de artesanía sin intermedios
Aquellos que alguna vez parpadearon en sus adoquines
pudieron ver apenas el dorado musgo
en los pechos de muchachas que como helechos
encendían las cuerdas de las guitarras
aún mundanas como el iceberg de la piel rajada
Pero en los golpes salidos de cada cosecha recordada
aumentaba de las grietas la gracia del estiramiento
y la necesidad de ebriedad en las buhardillas fracturadas
                                   28-octubre-2013
Algunos portaban la dentadura postiza de la mamá
en la memoria y en el momento final del camino
Como fúnebres sugerencias se acercaban
a la suma de la extinción
Plegaban el traje momentos antes de llegar al corte
La planicie rememorando la solemne respiración
El alzacuellos de los pináculos por sorpresa indicativo
No había hacer que reconstruir
Ni medios ni ganas ni tinta en la reserva
Tan sólo terminar el despacioso desnudo
Garabatear sin aflicción el polvo de los puños
Y parar los relojes en medio de su última oración
Dejando de lado el predicado de lo comprendido
Como única cosa el sujeto solo
Su aliento que hace caer el conjuro
La hora de azar deslizándose tranquila
Serena como un sol supuesto rumbo a la evidencia
Blanca prioridad de haber pensado la sangre
Materia cuyo sarcasmo mantiene erguida la torre
Entre espinazos que se hunden contra las notas de la pupila
El agujero un jolgorio de la salvaje experiencia
El rechazo no gritado que recortan las tejas
Y en las manos las dos mitades de la inexistencia
                                       28-octubre-2013
Les ronroneaba impertinente un pezón en los oídos
Ladraba la pena un oleaje de geranios fósiles
Huía la hostilidad de explicar la lectura del agua
El calvo ajedrez acostaba las costillas de la tentación
Una ondulación relinchaba en el mercado poliédrico
El peso de los agujeros era demasiado para las banderas
Embrutecidos germinaban los ángeles en los belfos del terror
La móvil esbeltez de las cucarachas aproximaba fragancias
Consolados violetas remitían bolsas de basura a las panaceas obsesivas
Caminaban los cánceres entre las orquestas y los nidos boquiabiertos
Los pastores daban lecciones a los doctores sobre la fiebre de la colmena
Escribían las multicopistas de los caprichos de los congeladores
El sapo rellenaba muertos sin escapatoria de resignación esquiladora
Con mal carácter el arroz esperaba la maldición de salir del huevo
Era duro el rojo con las prácticas de carnaval y los volantazos boticarios
El patrón de los prostíbulos añoraba la equivalencia de su prestigio en oro
Toda franqueza había sido un establecimiento para minoristas de las reliquias
Las ardillas tenían ojeriza a la limosna de hoteleros psicóticos
El infierno empañaba los bajos del pantalón de los autodidactas
Se recriminaba la oración a los apuros económicos de las comadronas
Sólo había justicia para la carcoma
echando un cable en la clínica donde los heridos perdían la vergüenza
                                          25-octubre-2013
Pocos pintan mujeres en la lengua del gato
Prefieren la gabardina para mantener
la forma y obtener el graduado
Aunque hay quienes entran en la matutina
juerga muertos como leña podrida
Quisieran algo de calderilla por si las moscas
Pues juegan todavía en la mejilla sonrosada de la mañana
Se llenan de arrugas los bolsillos
dando las buenas noches
con la despreocupada épica de los solteros
Las ratas se insinuan
a remolque de los paraguas
que perdieron la necesidad de pestañas
Se oye el pensamiento de los hígados
en los aplausos después de un atropello
Los ríos incomunican los triángulos
con la orina del hipnotizador de corbatas
Cualquier símbolo es obligado
en los territorios cuyo alimento
prohibe a las avispas
morir devoradas por el apetito
                                     25-octubre-2013
Parece que tiemblen para preservar
el mal estado de las cañerías
De las lenguas les cuelga el corazón de la derrota
Sobre la mesilla dos jeringas en forma de cruz
Algo de vino barato y una extraña sabiduría
El piano literalmente cierra los ojos
La belleza de las joyas sobre la cama
no es otra cosa que piedras para la defensa
Desmemoriados sobreactuan la respiración
En ocasiones se agreden como combatientes
Tienen esquirlas en los cuerpos enfermos
y amputaciones varias
que van más allá de la materialidad de la carne
A mordiscos desafían su deuda
El perdón es una variedad de tigre
que les atraganta el sueño
Bailotean en un vaivén de tristeza coagulada
Portan hielo mal entonado bajo las axilas
De vigor impersonal hacen la diatriba
que pronto complementa
el veneno de su etimología decolorada
                                              24-octubre-2013
Escurridizos como el vampiro
a contra natura de las pupilas
finalizan la jaula ilusoria y los naipes del horror
Entre escombreras y derruidos peligros
cesan la indignidad de la producción en cadena
Sin mucha prisa bajan las orejas
y beben directamente de las pilas el agua bendita
En las catedrales interpretan los misterios
que agreden las entrañas
con la majestad imperturbable de los genocidas
Inflaman el aire con espejismos emocionales
antes de usurpar sabiduría de la confesión
Cuelgan hebras de los torrentes de sus médulas
estrechando la iluminación de los relojes
Eligen penetrar en la disección de los ecos
cuando la esfera deja de ser un instrumento valioso
Se arrodillan ante la pelea inválida de la moral
cuyo esnobismo es aplaudido
por la obsoleta obediencia de la colisión
Tallan la guerra en la estructura de lápidas
que añaden ceniza en las interferencias de lo visible
                                      24-octubre-2013
Había quienes se apostaban en los cenotafios del deseo
y como lombrices habitaban la subterránea oscuridad de los entramados de locura
De mundanas estratagemas constreñían
los bucles inocuos dibujados en un solitario intervalo
Inútiles como emblemas de la tañida imperfección
apartaban la heráldica imaginería
de los cañaverales arrebolados
infestados de retorcidos cristales
En pareja protegían la estólida apariencia
absurdos como la categoría más engreída de los idiotas
Incrustaban sus abusos en los muros salpicados de grietas
obsesionados con los privilegios de la autosuficiencia
Eran simétricos como la migración de los suicidas
y como zigzagueantes germinaciones
desdeñaban las formas meticulosas del agobio
Cayeron en las fauces inconscientes del origen
a pesar de llevar el crimen confinado
bajo el cuero cabelludo y esputar con sofisticación
en las amarillas finalidades de sus miedos
                                              24-octubre-2013
Aunque fueran redondas las extranjeras cabezas
en bronce disponían a los esclavos
haciendo del ataque un juego de puntualidades
malhumoradas como agresiva navegación
en los platos perfectos de la seda de los dormitorios
El ingenio alimentaban con los perfiles conquistadores
cuando la privación se volvía un peso insoportable
Entre alucinaciones oían la maldición
en detalle de las garras enemigas
apostándose erectos como el cactus elemental
Los nervios injertados de bruñida turbiedad
encontraban la deriva en la cintura de los tragaluces
desplegando en las caras de los caciques
las muecas alzadas de la concha y el matarife
Con seguridad de cubil tumbaban los cuernos
en la salada oscuridad de la curva
afianzando las míticas púas de acerada locuacidad
allí donde los halcones respiraban la fiereza de las peñas
                                      24-octubre-2013
Danzas del hierro donde los termiteros de áspera esclavitud
hacen caer los dioses de la ciudad
Picos implacables de las gaviotas
que en su actitud de metáfora desafiante
preservan los naranjas de la embestida
Embarcó la noche los neones incomprensibles
Presentó el odio el circo vacío de fieras
Los cipreses juzgan la sexualidad inútil de los doctores
Hacen ante el espejo una pausa
los reflejos mercenarios de los cuervos
La rebeldía es la parodia radiografiada de la destrucción
La obstinación se sirve de las sobras que obsesionan el siglo
El cáncer es un clásico occidental
En los billetes supura el triunfo justo de los días
                                             23-octubre-2013
Nada detiene el sudor en la trampa de la piel
Los niños infectados de resentimiento
hacen naufragar las cometas
en los cementerios de la edad aprendiz
Así el anonimato se destila en el piso noveno
que alimenta el salto y la gotera confinada
A dentelladas pudre la envidia los tentáculos de dios
En la mesa las tijeras son el porvenir de los solitarios
Rasga los minutos el gas invulnerable de la paciencia
Orinan gloria los nativos de las ramas del delirio
Los locos prestan toda su atención al fresco aliento de los pueblos
Se acepta que es absurdo
suspender la basura en los arrozales de los sesos
Que es buena la humedad en los libros de tacto estéril
Y que no conviene anular el ritmo
entrecortado de los plenilunios
                                                 23-octubre-2013

sábado, 24 de mayo de 2014

Echan a las brasas la casquería del tiempo
Pronto se recogen en las pequeñas celdas
de la piedra En la cruz hallan
el punto ágil del silencio Duermen
en vocabulario criatura del camino
Apenas prestan atención a los perdones envejecidos
El despertar es un interior voluptuoso
de la corriente Caudal de trayectoria
en la reserva Extensión de renovados
tratos que la sólida inicial disuelve
en la mañana líquida Persistencia
con los códigos de los anillos
que acarician el lienzo de la espalda
Una clemente conjura de dactilar enigma
en los ojos del impulso específico
La autonomía laberíntica de establecer
en las orillas las minuciosas distancias
Vencido el primer patio de vehemencia
inefables cruzan hacia algún nuevo
puerto o camino rindiendo insistentes
saludos a las espinas que esperan
girarles algún día el asombro que les nutre
                 5-febrero-2014

Colmados de la miel de las islas
sangraron tranquilos como templos
e hicieron de sus heridas
un acontecimiento digno
de la mayor celebración
A pesar de las espadas
copularon con metales desconocidos
y bebieron hasta el hartazgo
el desvelo sumiso de las montañas
La noche les doblegó en alucinaciones
que revertieron en sus paladares
las ceñidas sandalias de las sepulturas
Creyeron oir la música de la tierra
cuando era la muerte
con ladridos de perro asilvestrado
quien les escapaba arterias arriba
Reventaron sus corazones
huéspedes de las cenizas
ocultos en trajes
que el olfato confundió
con las tiernas caricias de un niño
                               4-febrero-2014
Sobreviven fuerzas que refrescaban en el aroma
calcáreo de los tejos a fin de consolar
las ubres agrietadas de tanto fermentar
las succiones de su sed violenta
En la falsa liberación sufrían los aluviones
de belleza congestionada que como guadañas
cortaba los tejidos de orden y libertad
A los pozos hicieron llegar el bullicio
la vertical tiranía la malsana
alusión de los venenos el deseo
maniatado recorrido por músculos sin raíles
En la cintura de los riesgos
acoplaron la flacidez de su cobardía
huraños como el mimbre
que asedia la cola de los caballos
Penetraron con indiferencia las alas de la huella
el sudor ensuciaron en la trampa fálica
en presencia de los golpes se arrugaron
como el mosquito que devora el murciélago
sin saber que luz lava sus cuerpos
si la de las fauces del exterminio
si la de la necesidad natural de alimento
                                4-febrero-2014
Esperma de riesgo escurriéndose como talismán
donde se desgañitan los tornillos
y las albuferas con sus aves de pico atenazado
abren triunfales la venganza decapitada
en otras floraciones escudillas
como la sudoración artera de los exiliados
Espeso interior de los sexos
cuyo velamen recela los azotes espúreos
tan abundantes para la masa
ilusoria de contrincantes que utilizan
el mimbre como secreto de la fe
Cúspide insatisfecha de las barbas
en las desembocaduras
que masturban colocados de pegamento
los angeles con anos de oro
En el torrente se distinguen deterioradas
vulvas que acusan la orina muda
y la aureola menstrual
de la dolorosa fauce de esterilidad
Se recogen falos sigilosos
como la babosa en el recinto del desmayo
llegada la vegetación a la altura del sortilegio
                         26-febrero-2013

viernes, 23 de mayo de 2014

Sintagmas arteriales enloquecidos
auscultan la efervescencia
de las mordazas desobedientes
En las penitencias
se oculta el poeta
subversivo con los meandros
que los aguijones
disfrazan de apresurada
aceptación de abultamiento
Apiñadas biografías
suturan la densidad satinada
en heridas
que volverán a abrirse
ahora que la debilidad
es ciega a los metales
Nuevos fármacos concluirán
el goce de los grilletes
en la realidad constatable
A veces avanzar
discordia los ojales
en los que se precipita
la duración de una vida
                               21-enero-2014
Oblicuo deseo les insta a orinar en la boca de la verdad
Han sojuzgado los rieles como propiedad íntima
Ahora deberán inmolar los arabescos de la pausa
Hay vértices para ello Pequeñas eclosiones de la usura
La ambiguedad trocea sus incertidumbres
Se asoman al rubor como quién enfría
en los bigotes los restos de un vaso de vino
La saliva les mantiene en un letargo
próximo al espasmo Encajan con apenas esfuerzo
el eje en la indivisibilidad de lo banal
Acuñan en la cáscara de su reflejo
aquello que invade sin discusión
Por algo fueron los primeros en acariciar
las butacas de los cines Luchan para exportar
la asfixia que no merece atención de las semillas
Se incorporan pocas veces para averiguar
quien sostiene los cirios que les sobrevivirán
Como torrente omitido en los imaginarios
vuelven a los molinos en ruinas
donde la araña empeña su dogmática experiencia
en acicalar los rescoldos de silencio
Nada les resigna de lamer la noche
hasta que se seca la corrosión de los martirios
                                       21-enero-2014
En qué dominio hollais las heces
de quienes tiznaron con su sangre
vuestros cuerpos
para dejar que les abrierais como flores
cuando no era la estación
y las murmuraciones
pesaban más que las resonancias de los ateos
Se ve que esperabais la asfixia
hormigueante que no mata
Redimiros al entrechocar las frentes
Desprenderos de la consciencia
en los alrededores blancos de las esferas
Ahora podeis ver como muda
la piel abstracta el azul de las sienes
Sentir en el vientre las cifras de otra plenitud
Cargaros de munición húmeda
que os condena antes de cualquier intento de golpe
En el aire abruma la incitación submarina
para que respireis los reproches
de la violencia encalada del abismo
Fluir y transpirar os hace cómplices
de la cópula cadavérica
unitaria de la sinrazón
                                       20-enero-2014
La deflagración de ciertas palabras
afecta a los subterráneos por los que han de pasar
para sobrecogerse de contradicción
sin saber cual es la orientación correcta
ni en que casas el silencio
se escribe con minúsculas
Por esto les conviene enumerar
las punciones de dolor
y exonerar el carisma hipnótico
de quienes asuman la destrucción
descartando pasar antes la lengua
por las aureolas de la expectación arbórea
En la hierba deberán ocupar
el mediador desvanecimiento de los gusanos
Ser solidez de caligrafía metálica
e inquietar la higiene indigente
de las mareas alimentadas de espuma
La desconexión de la caravana
sucede sólo si en medio del calor amanuense
la aridez llega a saberse inocente
de haber movido los materiales
que la matemática permitió a la voluptuosidad
                             20-enero-2014
Maleables cuencas de frenesí indulgentes
con el crujir del labio litigan
en las caras de la conspiración
qué piel deliberar la noche
qué encaje la caricia
donde los reflejos inauguran el silencio
Escapan las reticencias con el hongo estacionario
a multiplicar habitaciones
en el repliegue de los tabiques sumisos
Conciben murmurar la herrumbre
catástrofe mejor que la definición
caduca de la curva inagotable
Como abrigos desmadejados flamean
zozobra torrencial en las orbbes opacas
de devoración expurgada a las ingles
Llaman pródiga herida al levantamiento
lascivo de minucias sobrevaloradas
que exponen su despiste
para sumirse en la inhalación embriagadora
El sabor a esperma del fango
es la hidráulica alegría
de quienes parten hogueras
suspendidos en la leña húmeda
                            20-enero-2014
Vacían de luz la sustancia
Los abrigos restriegan en el vapor de los avellanos
Cualquier división aumenta las distancias
Aunque la sal hable los idiomas de la blanca costura
Aún temen el ruido en los ojos
Las algas apoderándose del frenesí de los sexos
Mordisquear turbados cuchillos
Que la espuma robe el retorno de los gritos
Como pardos rumores de hojas memorialistas
cuentan a las atenciones lentas de la tarde
la historia de mármoles
sobre los que durmieron
antes de aprender a embestir montañas
En la visitación de las alucinaciones
guarecen Sirio de las razas sin jeroglíficos
en los estanques grises
de los iris ahorcados por el encaje de la plata
Devocionan de los océanos
la circular parsimonia
en sus maneras de estriar
la cándida cremallera de los precipicios
                                      17-enero-2014
Venas de la miel mensajeras humildes
que los metales ciñen obscenos
hasta escuchar la perversa luz
donde da comienzo la demora lasciva
en una sucesión violentísima
desencadenante de la infecta espesura
distancia con aspecto de ficción empujada
hacia las páginas hachazo de la noche
Por la escalera a izquierda de lunar fiebre
bajan las tormentas destartaladas
incendiando con el cuero agrietado de sus labios
la tierra en que demoran besos zalameros
de puta falsa gustosa del buen ritmo de las carteras
Esconde el mar frías tenazas
en profundidades atravesadas de crucifixiones
insatisfechas de nombre
pero aterciopeladas de la negra cólera
que entumece las manos sucias de petróleo
Oxidados surcos de tajos indefensos
mascullan aclamaciones en espera de las semillas
que cimentarán el minutero supuesto
a las lápidas abiertas contra toda indiferencia
                                  17-enero-2014
Arde la adolescencia de llorar distancias
Un ansia como losa tiñe primeras canas
El humo es la calumnia del letargo
En las manos germina tiniebla que no debe ser lamida
Oye el corazón la cabellera postal en espera
Nada respetan las brasas enharinadas de paciencia
Cada paisaje clandestino adormece un nuevo sigilo
Las entrañas desvarían la lejanía de perplejidad
Es frenética la fiebre de las semillas sobre la cama
En la misma silla siguen los rastrojos del inicio
Tantos años amamantando los pasillos
De metralla es la pasión en el domicilio de la herida
Dientes y moho enigmáticos como tardes basculantes
La extraña calderilla de la obstinación a pesar de todo
Coagulos en las fotografías de desmesurada luz
La cuna un universo con sabor a sol de invierno
El café a solas una alucinación de bóvedas bajo cero
Y los años obsesivos como la noria fantasmática
Los sucios cordones olvidados pupitres arriba
Discrección de barro y conjeturas
Levantarse sin dar garantías
Un suave rumiar de las caderas para desaparecer
aminorando el vuelo de los vestidos
                                      16-enero-2014
Zapatos deshabitados dan voz en los lados
heridos de la llama a infinidad de renuncias
que reventaron tanta tortura
y tanto anquilosamiento con los aceites de vacío
La desnuda vileza pasea infiel coraza
en las jergas de olvido y la mala sangre
de los hechos sin protección
Otra esquirla veloz ha enmudecido
el origen de un pequeño misterio
Los títeres suben la cremallera
en cuevas derrotadas La noche asiente
aliviar la placenta del desasosiego
Nunca lo absurdo de las preguntas
profundizará en el insomnio de la miseria
La edad -ese magma irreparable-
mancha incontenible cada tela
que arranca la tregua al cuerpo
semidesnudo de la vacilación en el placer
Injurian la moral de los espejos
quienes descalzos sacan brillo
a los relojes y desprotegen
los muslos corruptores de la historia
                             16-enero-2014
Sí había labios desmigando breves oraciones
Maletas desplegadas sobre la arena de la playa
Pero algo faltaba que los árboles arrastraban
Pesadillas en cubos pendientes de afecto Otro
día almibarado El calendario famélico
a la espera de los grandes momentos
Mientras las mecanógrafas se volcaban
en sus prismas Corrían para recuperarse
de la lluvia severa Se agarraban a la risa
de los pasamanos Deseaban en secreto
el orden alfabético en las lencerías de saldo
Era el tiempo de las líneas en declive
De los gráficos mostrando un crecimiento constante
Los monederos habían sido pulidos
por las exclamativas olas del mar
Los marineros se alimentaban del contenido
de las algas rumiantes Los mitos perdían
provisionalmente el primer puesto del azar
Qué derechos eran capitales
para el desarrollo natural de las embarcaciones a motor
Nadie lo sabía en retrospectiva
Sólo el lugar de la juerga ocupaba
el espacio completo de una novela Varias veces
volvieron a pinchar Pero continuaron el viaje
igualmente
                          30-enero-2014
La palabra entró con el peligroso atuendo
de la desmemoria para no ser atacada
a quemarropa y volar por los aires
en la incumbencia misma del aire
Su contorno comportó la frugalidad
de unos pocos hasta que los acentos
empujaron con toda la mala leche
de unos enviones salvajes a que pasara
la noche en tergiversados hospitales de campaña
Más allá de grilletes fue amordazada
con las coquetas instantáneas de la infancia
Se desvaneció entre vítores
de los síndromes más bajos
en el escalafón de los martirios
Le hicieron recuperar la capacidad
de suplicar y como leyendo
con rapidez se dió prisa
en la confección de un falso retrato
para ocultarse rapidamente
bajo las sábanas de los derrotados
                                  6-febrero-2014
Al sueño inexpresable de la primera luz
le asedian espumas
que cuelan en las fisuras de la inocencia
desnudas esquirlas
condensadas en la inmovilidad
de sangre que ya es sólo materia
Lo invisible está en el drama
de los vidrios La seducción
opaca del hormigón Altos
muros alejan lo que no fue
mas que alquimia en los blancos
abrevaderos del aliento El primer
viaje esconde ahora la fatalidad
de antorchas que no declinan cortesía
Sale a veces una promesa de pájaros
alardeando sobre los tejados
el avance de las piernas inconclusas
que erosionan la rueda distraidamente
El pan es un remoto imposible
cuando la insensatez arde las raíces
que desplegaron el signo
sin hacer distinción con los nombres
                               10-febrero-2014
Habían preservado la candidez de las cadenas
como quien cuida los cultivos
o se preocupa de no amedrentar
los sueños de un niño
Se habían limpiado en torrentes
por donde corría  polvora
y la sangre de sus antepasados
Simples ante el misterio
habían hecho recortes
con las sencillas hechuras de la noche
Pero aún así habían venido
a buscarlos los pasos opacos de los clavos
el verde éxtasis de la infamia
Y con las botas de los grandes caballeretes
habían tirado abajo los labios indoblegables
las puertas cuya obsesión enlazaba alarmas
Llevándose unas veces los esbozos
corolarios de la dignidad
otras las riberas de los partos
aún con las umbilicales aguas
colgando de los sexos
                                        10-febrero-2014
El grito de la palabra brota en la osamenta de la desaparición
Un árbol desnudo salvo una pizca de polvo
Rompiendo el agua en ráfagas de recelos el espacio
Roba color la sonoridad de las navajas al doblar los brazos
Aroma que tiñe el aire de volutas donde hunde la boca angustia
Ahora los cimientos en movimiento presagian imperfección
La insensatez es rechazable como una hilera de misterios
Una imagen vaporosa amplía el desapego de la carne
No existe diferencia en el inverso fracaso de los muros
La lengua alquitranada es privada de entrar al prostíbulo
Una ilusión antigua viene lenta a mostrar las rodillas
Delante de la infancia el retraso cae en un crudo redondel
Grave temblor continúa afilando los metales a su pesar
De la ruptura quedan ofensas en los agujeros de restitución
Crispa el instante de madurez máxima del ansia
El traidor señala la mesa donde se convierte el alimento en sangre
A través de abiertos sumideros asoma el humo de los elogios
                                 7-febrero-2014
Olas de tres carriles atestados de tráfico en la boca
Etiquetas en el envés de cada hoja de los naipes cara arriba
Estaciones en la carne a bisel válvula de los nidos
Impulso interior trama la semilla ojeadora ociosa
Subterráneo contrapelo el paisaje musical en celo
De termómetros el léxico anatómico ata rincones de arterias
Forra los estanques bilis sólida fileteado el aliento
Lo secreto traza apicultores de franjas dionisíacas
Fuman enviones impermeables las persianas frente de la cruz
Frágiles los dientes vomitan glaciares de madera húmeda
Húmedos éxodos con redes azuzan tartamudez marmórea
El frío extravía mástiles víspera de aspereza geórgica
Atornilladas sustancias pierden recortes de la arena escrupulosa
De las cosas el verbo invadida esclusa gris hasta el retraso
Incesto separa de asco gas visionario tragaluz trepado
Intenso deslustrado lija juventud la tardía fiebre
Crepúsculos musculares mastican el adoquín de cerradura  sensual
Las cicatrices insaciables raticidas tentáculos ciegan triturados
Golpes gusano incuban ronquera de alas en la barba enguantada
Patinan seminales hambres en metales discontinuos de alimento
Muertes peón incomodan guardar zigzags en inéditas cantidades
Cruel dirección la duda se aposta en el remedio de polvo
Cruje el chubasco donde la raza arroja oído de espejos
                                      6-febrero-2014
Navegables dobles sentidos abren la boca de la mujer
Deja el sombrero en las ramas más bajas de los indicios
Tiene luz de ilustradora en la saliva
Lapidaria diversidad en los dientes
Hermosos como suburbios son los tirabuzones
adyacentes a su glotis
Oscila para encajar en los meandros de nostalgia
Corresponde igual que la inercia
a las guías aleatorias de la tensión recóndita
La identidad clandestina disuelve ambigüedades
en cuanto identifica la fascinación por el escalofrío
Descalza los interludios a la plaga
alquímica de un flujo sin códigos
Variantes de trazar el hechizo
ceden la inclinación de los ojos translúcidos
depositarios de la detención errática
Oye incapaz de revelarse los pasajeros
que avanzan bajo su techo
y sacuden la materia del placer
al entrechocar reflejos en trance
                                      6-febrero-2014