miércoles, 24 de septiembre de 2014

Lechoso néctar
sueltan en la línea de la pupila
las espaldas de la tumba suprema
Cuando rueda la sombra esquelética
los moribundos jinetes
entran a robar en las despensas
en proceso de conjuro
Del ocultamiento el presagio
cae en el tiempo de la entrega
convertido en pergamino
Fundido con los epígrafes del sufrimiento
Era el martillo criatura
de la sed y en sus venas
como armadura el pozo
articulaba los orígenes mudos
La juventud desvariada en el limo
La cera verdugo de las cabezas somnolientas
El hombro la página
donde sujetar el olvido de la espina
El error descubierto de los alambres
                       3-octubre-2013