martes, 23 de septiembre de 2014

Hay una espalda
que los bordes mantienen
en el sanguinolento frío
de sobrepasar el concéntrico despertar
sacando una cicatriz
en las formas volubles de burdel
A la luna se transmite
articulación imaginaria
Prontitud de puta
pisada en el apenas más puritano
Un último favor maquina
el intento grotesco
embrionario de ligereza en flor
por arquear en la cumbre
la posición culpable del color
En las narices del derrote
y por lo ascendente del detalle
el gentil abre la tumba
Señora vibrante
Arenga de los portátiles contenidos
                        30-septiembre-2013