miércoles, 24 de septiembre de 2014

La cojera del día acecha el yeso antiguo
Insondable falla cuya cadencia extenua
el grito silenciado de la selva
Bestias luminosas en venta
para almas en la orilla de ritmo endeudado
Sin encanto busca el himno
entre los cardos el vestido azul
de aquella que rememoró la vuelta al granito
Hay efímera helada en el recuerdo roedor
Es duro el útil trágico de las aguas
Adentro de la pesadilla truenan los años
En la trompeta de estío
quiere la estrella el ocio del norte
Con los dientes titánicos la tormenta tiembla
en las alas de la armonía
Toca burlar al abyecto que erdura
en los rieles súbitos de estampas orientales
Dientes de encantamiento cambian los tonos
de filtros sin virtud
Beben breves semanas la razón
y el neutro destinatario de los pinceles
El desorden domina la separación
                             18-julio-2012