martes, 23 de septiembre de 2014

La cordelería de la paciencia
como espadas imprevistas
sobrevive la original conformidad
en la callada arista de la vocación
Acentúa la lección de los sonidos detenidos
afirmando la estéril hora
que en los abismos arde la bandera
En la primera respiración
después de la gracia
subsiste en los pulmones
lo callado sin revelar
la astucia de las cuerdas con acento
Y sí es irrebatible el óxido
Como lo son
Los crujidos gratuitos
La fetidez del arrrojo maligno
El susurro de los peces descabellados
La borrachera salina de las constelaciones
Las brújulas resignadas al extravío de los espejos
La vigilia de las tinieblas inocua y rumiante
                          1-octubre-2013