miércoles, 24 de septiembre de 2014

Acogen el hambre
como una espera de escaleras
arriba
La mordisquean
y con su revuelto hedor
la embisten
en la espina
Minúsculos
donde lo negro
implora
las teclas ciegas
que la muela asigna
incómoda
Y pervierte en las glándulas
hasta que la horda
imanta a más
pordioseros cuervos
para iniciarse
con tres cuartos
de impurezas
Ellos huelen la moneda
y esparcen voluntad
hasta que la colilla
se consume
                 24-septiembre-2012