jueves, 18 de septiembre de 2014

Pasan por las planicies con un oasis en cada rostro
Defecan marchitos relojes o culpas en metamorfosis
Escondidos en los ganglios linfáticos los puñales
Llevando en los hilos el semblante de la posesión
Antaño remordimiento por los frisos de la gravedad
Las mansiones envejecen las escolopendras
Beben el porvenir de los roedores
Leen la superstición en la metralla de las paredes
A los párpados les tose la celeridad del alacrán
Enloquecen los abortos de lunas incrustadas
en los precipicios neutrales de heroicos embriones
Los carnavales huérfanos convalecen en sanatorios
Calzados con la intermitencia de los pestañeos en el páramo
Concilian unión y huída
en la intimidad de las radiaciones
Menstrual tempestad de dados
Trapo seminal noticiario conservador
La cardinal guarida de crucifijos
ahuma la cárnica insolación
de llantos en los profilácticos menos deseados
Se adentran en las cavidades enigmáticas
peligrosas como los mercados en Irak

                         2-febrero-2012