lunes, 22 de septiembre de 2014

Esconde bajo los cierres
la espalda adolescente de la piedra
los muros de adobe perenne
que el nuclear delta
estructura en los fuselajes de vida
El perfil acechante del agua
desde las colinas
madruga el miedo
con encendidos andamios
matemática de hierbajos
Encofrado de todas las imaginerías
lleva la bondad al sexo inabarcable
De la tierra escenario íntimo
Abstracta soledad de sequías
transporta en la púbica familiaridad
Cálculo que no corrompe la plusvalía del papiro
acaba en caricia los tabiques
donde la alondra trasquila
los primeros vellones del azur
Tenido por estéril
en la jurisdicción de las lamentaciones
Hasta las fieras antaño rabiosas
devoran ahora del natural
el sudor oculto de lo infatigable
Se nombran de entre los hombres
rumiantes de la abundancia
Reyes que el trigo dorado
expandan a las branquias de nubes
Captores del vértigo a contraluz
que abran mosaicos donde la crispación
hecha pedazos era caos
Los cartílagos de tiempo
crecen robustos
con la majestad del águila real
en los mares lentos
que las gárgaras del loco
aproximan al átomo
Es la urdimbre de epigramas enceguecidos
El solsticio ovoide de lo inédito
La consumación de cualesquiera de las variantes
Final que no cesa jamás
                              9-julio-2011