martes, 23 de septiembre de 2014

Después de suprimir la grasa sobrante
bloquean las cuentas a menos
que la voz añada amnesia a los zánganos
Pequeños tubérculos acarician
el plomo de cañerías de los viejos edificios
Los líquenes se dedican al menudeo
de antiguos terrores infantiles
entre aquellos ancianos
que ya sólo resultan pintorescos
cuando se dejan resbalar por algún noticiario
Quienes apoyan en la excusa el entrecejo
averían la vulgaridad de las jambas
El diario concepto de privación
facilita las cosas
para los viejos naranjos
que amables describen la concienzuda
minuciosidad de las abejas
Hoy a la tía le preocupa menos la menopausia
Hay un nuevo vecino
en cuya cojera revive pasados insatisfechos
                          27-septiembre-2013