lunes, 22 de septiembre de 2014

Llegar a lidiar con las estrías de la rutina
El amargo desorden advertido en el iris de las raíces
Tener algo pendiente de olvido
La inconstancia de sorber
desfavorecidos por el lustre en los desvanes
Pasar a enjuiciar el rictus
el agrabio y la estética de la destrucción
Arrinconados en la perduración
de neutras intuiciones
en perpetua derrota por la monotonía
Cuando despertar
estropea los despertadores
Y tragar es un acorde inédito en la garganta
Háganse pues en soledad
los corales del enigma
Que las aproximaciones se despachen
con un buenos días
Y se queden en la brisa
los desmanes emblemas de la desmemoria
                          3-abril-2014