jueves, 18 de septiembre de 2014

Muchos labios vendan el labradío
Adulador residual que un océano de hormigas
invoca en los orígenees vagabundos de hilanderas
Llenan las agujas los números pregoneros
Dan fe auricular de la tinta en las alas
Los puñales ludópatas aman el homicidio
En sepulturas seducidas por la plegaria de la pólvora
Los epitafios anidan ajado el deseo
En bacanales donde el estigma no llega a oración
Bajo doctrinas se funden las bragas de invierno
La lascivia despliega los espectros
Agrupada en la extinción aérea de remiendos
Pregonan los cirios la caída bursatil
En las columnas se masturban profundos agujeros
                              2-febrero-2012