lunes, 11 de agosto de 2014

El pubiano temblor de la pedrería
en el fino ocaso de hielo
desaliñó la opulencia del murciélago
Con sigilo amparaba la roca
letras en desuso
Fue el centenario hierro de los relojes
la biliosa voz de los huecos ambiguos
Sobre un ajado imperio
cayó la testarudez de los niños
Tal tiranía se tradujo en acuario
Garcetas gaviotas cornejas
agujerearon la porcelana ebria
La pasión fue inquietud ardiente
No pudo caber más leyenda
en la impostura de los manantiales
El adobe de la desolación
atrajo catadores del monolito
A la plenitud del insomnio
sobrevino el mórbido pliegue
de la timidez visionaria
El sexo infusionó con los misterios
Necia herrumbre fue caudal de las fobias
                            22-marzo-2013

No hay comentarios:

Publicar un comentario