miércoles, 2 de julio de 2014

Fuerza honda excita la fiereza
en manos que excretan
el tiempo inexistente
los colores elípticos
el alimento veloz
Y abren al recuerdo
pespuntes temblorosos de escaso peso
manchas mordidas en los entresuelos
perturbados números hechos a la deformidad
Un juego de nudos en el alambre
equilibrio beneficiario de la promesa
intentó tener a punto los desguaces
Lentes ahumadas
para ir camino de la espiral
Lejos de cambios
Pues hubo ofrecido el árbol la piel
El rayo la migraña marina
Lamido el alféizar anciano de la cueva
Devorado el aullido
por las descargas del látigo
junto a la ebriedad dormida
                                 9-agosto-2013