miércoles, 2 de julio de 2014

Eccemas del mar que la saliva de los muertos no alivian
Por dónde respiran vuestras lenguas intoxicadas
De qué se alimentan sus raíces
Quizá los escombros acojan el torso a medio enterrar
y el sueño arda ahora el aliento
mejor que cuando los golpes de la sal
pulsaban las luces náufragas
La araña corre tonta de fornicar con torpeza
Gana la orilla el humo tórrido de los anónimos
Inquietos métodos de pausa procesan las mareas
Hay una relación tartamuda que fija la vergüenza
Una caza clandestina de las cicatrices herméticas
Es lenta la ceremonia de deudas a distancia
Falta sitio para las sombras desplazadas
La negación afecta a la perversa porcelana de los peces
Cualquier costa es gruesa como paredes frustradas
La altura de los mensajes tiene principios que no ayudan al rescate
Vuelve la necesidad pegajosas las imperfecciones de los espejos
                                     7-agosto-2013