martes, 1 de julio de 2014

Feroz ventisca albergan los nortes enigmáticos
que duros como la escolopendra
extienden sus recortes abruptos
con el rapto en contrapunto
para la arisca trenza
de los lenguajes primitivos
reflejados en los órganos de la espuma
Lugares de humedad negra
como la matemática de la ansiedad
Proclives al deseo
según los tonos de la tormenta
Penetrados de rumiante mortaja
dejan en las cabezas un dolor tardío
más bajo que la evasión de gargantas
Conjuran los lutos de la arena
en estridencias que como peñascos
heredan hilos de sangre
las tardes de mesas sin latidos
                      29-julio-2013