jueves, 10 de julio de 2014

No era compromiso pero la duda
adornaba de trucos el aparente vestido
de un agua en lucha inútil
como el error de los banales refugios
Importaba poco la derrota de los minutos
El altanero interés de los árboles soberbios
La claudicante entrega de los picos resistentes
Porque había una nórdica temperatura
estallaban los ocres y cobrizos detenidos
En la ladera palidecían las necesidades
Apenas existir era una pasión deshilada
Y entre los dedos la artimaña precisa
tornaba el paisaje en claridad infantil
Los labios sordos al filo del dolor
El placer enmudecido de la aceptación a ciegas
Todo empapaba el dominio transparente
Era el cansancio la respuesta desvelada
que el pecho lamentaba impúdico
en los ecos verdes de la piedra
En la materia banal de la falta de esquinas
                       2-octubre-2013