martes, 1 de julio de 2014

De carisma las caderas del abismo
coronan el lento arder de los cauces
Un hálito remonta la antigüedad
Como animal es duro el parto de las camas
Paradero donde la lección tiene la tecnología de los estómagos
Un referente de los despistes al alcanzar cumbre
No hay segundos para las entrañas
El desperdicio no aguanta más el insomnio de los grifos
Un diario secreto que se impregna de la fiebre
Ignorante de cual ventana validará lo no dicho
Por esto el jersey lame unos rotos tan cercanos
Es la prosodia de hierbas y el esperma entremezclados
Un mercado único en que heredar desamor
El alimento para la lejanía de cráteres dormidos
No volver a perder entrega hace la voluntad iluminada
Así hablan los idiomas indemostrables
Surgidos de percutir bajo el agua los esfínteres
Fundada expectación que llevará lejos la pregunta
Edad desconectada de culpa
El viaje y el cansancio son amables compañeros
                                     7-agosto-2013