lunes, 7 de julio de 2014

Cierto que en los humedales
perforarnos la piel
no es capricho
Es una necesidad
tan digna
como hacer pasteles
                  Marzo-2009