miércoles, 2 de julio de 2014

Iban las huellas con la malicia de repliegue
pisando los ratos despectivos
mientras la resistencia eran juegos de lascivia
indicativos de la duda presidiaria
dilema en el submundo de los ojos
La adicción dejó herencias matándose
pagadas en camas al oeste de las canas
Empapadas hasta la impavidez
para que la respuesta fuera el límite de la imaginación
Donde la violencia hace presente la fuente de lógica
inservibles idiomas
encharcan el estómago de las estatuas
Sangre de los vientos
que en represalia echa el hambre
en las piedras iniciales de la infelicidad
Señales de otros sures
cuyos cimientos inacabados
traen los pulsos abiertos
sacudidos de operaciones
que la simetría esconde en la trinchera
                                  12-agosto-2013