martes, 1 de julio de 2014

Aún no había época
ni era la mordedura ninguna desgracia
Los círculos anteriores a la luz
todavía no encerraban cabellos
En los enlaces de la consumación
mamaban los lascivos vías hacia el éxtasis
La ebriedad como un chasqueo de alientos
colgaba en defensa
de las estrategias de la espiral
Humo viejo de mimbres
bañaba el insomnio de los carroñeros
Gemelas ansiedades
doblegaban el desconsuelo de pesos atractivos
Hundidas voces
respondían a los brazos lentos del mar
La inquietud tras raros tragos
consumaba los destrozos en los ombligos
Entonces las señas del aire
eran fruncidos pasos en favor de la víctima
La flagelación
encendía el ecuador de los dientes
El rayo una red para los párpados
                           29-julio-2013