jueves, 10 de julio de 2014

Trazos de dedos de los pies cinematógrafos
en la lengua fiera de los malditos
Saliva obscura como meteoros
incrustándose en los poros
Secretos que maduran en légamos
El sudor sumiso de los engañados
Han dicho que el desdén apuntala
las llamas de la fábula altiva
Es en verdad una cirrosis quimérica
que ordena la estela de los cardos
Un molino animal neutro con el cerrojo
A merced de la música cebada del tiempo
De arriba de la nada caen retorcidas habladurías
Recortes de el gran torbellino que es la ciudad
En los talones de la ceguera
revolotean esmaltadas anclas eléctricas
Son precisas toneladas de distancia
para correr en los disolutos soportes de la piedra
                              4-octubre-2013