miércoles, 2 de julio de 2014

En los trenes de las entrañas hay jadeos
que parten en dos la transparencia de la colmena
Un derrame desborda los entresijos
Hunde las pocas pertenencias de la razón
Es entonces la locura una aventura plena
Plagada de vocabularios que se conjugan sin medida
Alcanza el punto álgido la fiebre
y la ambición anuncia los truenos
imantando las mañanas adolescentes
en un remolino de saldos
que alejan el aliento ojiva de malestar alguno
Las cucharas despiertan libres de censura
y escupen los muslos todas las caducidades
De la pereza pasan las rodillas
a una actividad de cascada
que los espejos peinan
en los pequeños espacios que ofrecen las grietas
Nada tuvo nunca un después de tanto esplendor
Ni siquiera la piel que en defensa de su honor
se precipitó bajo un vestido de estrellas
sin reparar antes en el plata de las respiraciones
                                      8-agosto-2013