jueves, 15 de diciembre de 2016

Suena entre tus piernas The man who sold the world
y la náusea es una perinola abandonada
     entre tu cuerpo y el mío.

Fuera una paloma se estrella contra la ventana.
Deja la marca de las alas en el cristal.
Tras el golpe el silencio es una isla rodeada de llagas
     por todas partes.

A veces cuesta subir el uno sobre el otro.
Solo agarrándome a tu tímpano no me ruborizo.

Mañana ambos seremos enterradores.
Ocultaremos en las mortajas la edad usurpada,
los ojos turbios que dejamos en las cloacas de la droga.

A partir de ahora el invierno volverá a ser
un festín guiado por las llamas,
el pezón contradictorio de los tojos,
un óvulo en la greca del calendario,
la última lágrima de la sierpe
sobre el cuello estrangulado de la piedra.

                       15-diciembre-2016

miércoles, 14 de diciembre de 2016

LA VIDA SE MALOGRA

En la lenta raíz de la vida
penetran continuamente
fluídos de tiempo en la memoria primigénea,
hasta estratos de cualquier índole,
ascienden como si vertebraran orificios,
habitados por las llamas voraces
en la lenta raíz de la vida.

Me gustaría amar a corazón abierto
pero desgarra la barbarie de hombres
como una voz que ahoga
la existencia en el alféizar frío
de un mundo extraviado.
La vida se malogra y la memoria sucumbe...
Me gustaría amar a corazón abierto...

                       14-diciembre-2016

martes, 13 de diciembre de 2016

Trabas mi cabellera con tu cabellera
desde la lujuria de lo onírico.

Trabas mis ojos con tus ojos
desde la pereza de lo profundo.

Trabas mi lengua con tu lengua
desde la gula de la vigilia.

Trabas mi pecho con tu pecho
desde la ira de lo trascendente.

Trabas mi ombligo con tu ombligo
desde la envidia de lo cósmico.

Trabas mi sexo con tu sexo
desde la avaricia del ser.

Trabas mis pies con tus pies
desde el orgullo de la unidad.

                           13-diciembre-2013

lunes, 12 de diciembre de 2016

Turba el viento la tierra fría que el arado voltea
y son lúcidas tus manos sometidas
como lo fueran cantos de regadío.
Pan en la bandera roja del combate
preludio del error o no
que la bestia verde (guardia civil
borracho) recibió del adolescente
borracho. La pedrada y la huída
fue a otra botella de DYC a cantarle
a las estatuas dormidas de la playa
que en el agua aromaban el agua
------------------- o el asedio roturado de
aquel hasch rumoroso de la dehesa
siempre tan incómoda de los pinos.

No hay escaleras sin sangre
Acaso un ritmo apenas
como lo estuviera el plomo
en la boca del muerto

Pero hay noche en las semillas
en los ojos del labriego ganando la cunca de vino
en la voz azul de las islas
y en el terror que infecta el silencio
de aquella espina quebrada
que articula el fugitivo
embistiendo contra el arado que voltea la tierra
que desangra el asesino...

                          12-enero-2016

viernes, 9 de diciembre de 2016

Siempre contemplé los vértices del
     laberinto
desde arriba. Sin entrar jamás en
ninguno. Así he amado siempre.

A veces me estremecen los cristales
de esa luz que perla tu cuerpo
después del orgasmo. El silencio
se acerca a la herida y cuelga
de tus labios bajo la forma
de los surcos imperfectos del dolor.

                    9-diciembre-2016
El ansia arrastra las llaves,
arrastra sus llaves en mi cuerpo, sus llaves lentas
y arcaicas.
En mi cuerpo donde otra losa murmura
sus iniciales quemadas.

Todo el paisaje quebrado que se espesa en la memoria,
ese camino que se bifurca desde una arteria de tuétano mineral,
ese corte de la sombra que ha hendido la ceniza.

Los líquenes y la piedra, los megalitos desplazados
por un rumor de silencio;
los tentáculos del insomnio en los ojos, sobre la losa
el aliento violáceo de una expiación
inocua, inerme, inútil.

El ansia arrastra los metales
y su fulgor penetrante me araña como espinas,
como las puertas rotas que he ignorado en la infancia.

                             8/9-diciembre-2016

miércoles, 7 de diciembre de 2016

Vosotros que pedís un algoritmo a la fosforescencia
     del beso
y no sois capaces de la expiación
alejaros de este blanco desierto
fruto de las cenizas del agua
donde graba la sierpe
en las tinieblas momificadas
los excesos de la soledad.

Vosotros que rompisteis todos los cristales
venid, si os queda algo de valentía,
a caminar con los pies desnudos
los vértices de este laberinto
en donde estar muerto
son las ruinas del amor inagotable.

Vosotros que no veis la torre
abrid bien los ojos
pues en ella yace mi cuerpo
en posición fetal
bajo la atenta mirada de los buitres.

                       7-diciembre-2016