lunes, 2 de julio de 2018

Nadie nace libre.
Esa       quimera
   -la libertad-
solo puede ser
              saciada
con el éxtasis
y los venenos.

         2-julio-2018
La piedra ha venido a quebrarse
con luz lenta.
Expulsa vacío en la matriz del abismo.
Desde la espiral del movimiento del dolor
han brotado los ramajes de sombras, de viento,
                                                 [en la tierra

se embriaga tejiendo hacia el nervio.
Una línea convexa,
sustentada desde la trama
del ángulo y sacudida por lo recóndito
la trabaja,
le va trabajando hebra a hebra
el cuerpo oscuro de la herida primigenia.
En el fuego oculto del caos,
la arrancó al labio donde tembló una chispa perenne.

Atravesada en su quietud por el verbo del agua
el rayo de la memoria la abastece sobre las brasas.

                          2-julio2018
Un jurel rastrea
líquenes en mi corazón.
Es alcohol en las venas
un escaparate árido.
Bebí al mirlo,
en el desierto cobran
importancia las
cosas pequeñas.
Hoy intenté rajarme
la carótida
con un cristal
pero había testigos
y me relajé
con un juguete
abandonado
por los cirujanos
que me extirparon
una nueva deuda
con los asesinos.

            2-julio-2018
Debido a mi ausencia total de líbido
tras muchos años de ansiolíticos
     y antidepresivos,
me ofrezco como animal de compañía.

No ladro.
Soy muy limpio
y me encanta fregar los platos
y pasar la aspiradora.

No le temo a la muerte.
En caso de atraco me tendrían
que matar a mi primero.
Lo que daría tiempo para que usted
     escapase
o llamase a la policía.

No cobro.
Me basta con un par de
caricias al día
bajo la barbilla.

              2-julio-2018
Oculto bajo tu lengua al niño salvaje
que despertaba con un revólver de buganvillas
asomando en la ventana como bestia infinita.

Ligaduras del color fulgen en los
     escondrijos de la pupila
aquí, en la uniformidad de este
esperma no identitario
que pestañea en tus acequias.

Siempre tuve temor a los cadáveres
por los chorretones de su sed
y no por la intemperie de su desnudo.

Así es mi tímpano cuando lo abren
los cuchillos del éxtasis. Una corteza
cuyas estrías envuelven resinas y líquenes,
caminos y senderos cuya gramática
solo en ti se contiene sin usura.

               2-julio-2018
Hay una paradoja potencialmente
erótica en el poso del café.
Una sensación de duermevela
que impregna los reflejos
en los que la mirada
es una plural urdimbre nunca
hermética.

                  Así, un cadáver
no consuela las manos erráticas
ni la elasticidad en el interior
de los cuerpos.

                          Mientras, leo
la vulva en cuyo léxico
la migraña arde bajo
alguna letanía. Los gorriones
conquistan mortajas y el
     papel pintado de la lengua
brota discontinuo y desarraigado
como el esfuerzo de un esclavo.

Variedad de ejes dan matices de tono ontológico
en el umbral donde los poetas
pierden la conciencia y se adhieren a la cicatriz.

De esa cicatriz extraigo una verdad:
el deseo de anonimato es intrínseco
al ser irracional. Y aunque la
voluntad oculta capturas en la elipsis
que maniata la fiebre, aceptar
transigir, excede en intensidad a la codicia.

                     2-julio-2018
Cuando el amor primero
se desliza incauto entre los cabellos
del espíritu y estertoran los paladares
de la atmósfera y el relámpago fácil
se arrastra como silencio y late,
bajo una cruz olvidada, todo aquello
que siempre fue sueño, pero que igualmente
pretende existir,
                             entonces,
de súbito, viejos
cuerpos se buscan
en la materia cárdena de otra
luz, un instante, donde
los vientos solo son los vientos, donde
crece otro amor, pleno, que provoca
nuevos reflejos, donde
un bello orden con alas
emerge del pecho, donde
todo es natural, natural y hermoso, todo
insoportablemente puro.

               2-julio-2018